Primajas

PRIMAJAS

Primajas se sitúa en las estribaciones del icónico monte Pardomino, actualmente protegido como zona de reserva dentro del parque regional. «Pardomino verde monte, quien no te conozca que te compre».

El pueblo se encuentra en la parte final del valle abriendo la puerta hacia el alto Esla por Corniero a través de la ruta de “Cuatro Pueblos” PR-LE-49. Históricamente fue zona de paso de monjes, pastores, peregrinos y viajeros y aun resuena en el pueblo la vieja leyenda de un tesoro oculto.

La iglesia de los santos Justo y Pastor, reconstruida a mediados del siglo XX, tiene una arquitectura singular, sin espadaña y con las campanas situadas en los arcos del pórtico.

En las inmediaciones de la collada de Primajas, se levanta Peña Ramil donde existió un pequeño castillo que vigilaba uno de los accesos entre las cuencas del Esla y del Porma. El castillo se menciona expresamente en el tratado de Tordehumos con el nombre de Peña Ramir. En este tratado suscrito el 20 de abril de 1194 entre Alfonso IX rey de León y Alfonso VIII rey de Castilla, se entregaba este castillo junto a otras fortalezas a la Orden del Temple como garantía del cumplimiento de dicho tratado y de la paz entre ambos reinos.

Muy cerca de allí se encuentra un pequeño hayedo donde crece un árbol singular, el “Haya de la humildad” una singular rareza botánica, curiosa por la forma de sus hojas que crecen hacia abajo como lo harían las de un sauce llorón. Sólo existen otros dos casos similares en el mundo, uno en la localidad de Remolina y otro en Alemania. Esta curiosidad ha despertado durante siglos toda clase de leyendas y creencias populares como la historia del tío Eusebio que no escuchó las advertencias de su hijo Manolo y decidió cortar algunas de estas hayas, lo que provocó que el carro cargado de leña entornara varias veces en el viaje de vuelta.

La principal actividad económica de Primajas es la ganadería extensiva de vacuno de carne.

GALERÍA

Conoce Primajas